Seleccionar página

¡Y vuelve la mula al trigo!

«El problema no es el problema, el problema es tu actitud ante el problema.«

Capitán Jack Sparrow

Porque nada podría hacer una publicación más inverosímil que citar a Jack Sparrow como fuente de inspiración, pero en la locura de la frase, existe bastante racionalidad. Supongo que la otra frase que dice: «los borrachos nunca mienten» es cierta, también.

via GIPHY

Desde hace meses vengo procrastinando una publicación, en este momento, no importa mucho si es una publicación brillante o una publicación efímera, lo que importa es dejar mi zona de confort.

Mi trabajo y los datos, me indican que a las personas ya no les gusta leer, su enfoque se encuentra en los vídeos y el consumo instantáneo, no hay mayor interés en una lectura que te haga desaparecer de la realidad por un breve momento y con mi mayor expectativa, que te haga reír o pasarla bien.

Escribir es una necesidad natural en mí, no puedo escribir e-mails cortos, necesito explicarme de la mejor manera y trato siempre de seguir las mejores prácticas según la RAE (no siempre. xD).

Pero es que si no escribo, no me expreso, y si no me expreso; es posible que explote por dentro por todo aquello que tengo por decir o expresar. A veces, callar es más fácil, pero no expresar mi punto de vista en medio de tanta turbulencia social, es como estar en medio de una fiesta y ser el único aburrido que no quiere bailar.

via GIPHY


Sin embargo, yo bailo a mi ritmo, a mi manera y con mi música, bailo con mi gente, con los que me entienden… Al final del día lo mejor que puedo hacer es: dedicarme a escribir cualquier cosa que esté en mi cabeza, con el propósito de convertir mis miedos en alguna forma de ¿arte? -eh, no-.

En esta ocasión no tengo ninguna meta, intención o razón, lo hago solo por hacerlo, porque puedo, porque quiero y porque creo que tengo justo lo necesario para expresar mi punto de vista en varios temas que sé, podrían generar una discusión interesante en nuestra sociedad.


Este 2019 es de gran importancia en mi vida, marca el fin de una década. Casualmente coincide con el 2020, pero es solo eso, una bella coincidencia. Diez años atrás era un muchacho en Puntarenas con el sueño de conocer París y probar los lujos de las ciudades europeas y caminar por sus calles recordando cómo todo había comenzado.

Recientemente, mi Abuelita dejó este planeta y se transformó en polvo de estrellas. De ella fue quien obtuve esta obsesión por Europa, los chocolates y especialmente: Chanel.

París – Hamburgo

Mientras que Karl Lagerfeld dejó el planeta igual, este año, en Febrero. El fin de una era realmente, pero si bien lo diría el mismísimo Káiser:

«Tenés que ser un oportunista, tomar lo que sea que está en el aire y hacerlo a tu manera.«

Karl Lagerfeld para CCN Talk Asia

Así que es hora de aprovechar los nuevos 20’s, porque ya estoy un poco cansado del charlestón y los flecos en los vestidos. Cuando nos recuerden, seremos: techno, drogas, selfis y un desastre climático marca diablo.

Ci vediamo a Parigi!